Delante de la feroz competencia, la incertidumbre en los mercados y la saturación de medios, deberemos buscar la forma para obtener la máxima fidelidad y efectividad en nuestros clientes.

La importancia de la marca y el producto es básica, la influencia de la empresa donde estamos también ayudará mucho a transmitir esa seguridad hacia nuestros clientes, pero lo más importante que tenemos que desarrollar es el “YO” como marca. ¿Quiénes somos como personas para nuestros clientes? ¿Qué somos para ellos? ¿Qué les aportamos?. Cuando más les aportemos más importantes seremos para ellos, frente al resto de vendedores y empresas que deambulan a su alrededor. Para ello, tendremos que construir nuestro valor para enamorar a nuestros clientes. En otras palabras: Tendremos que desarrollar nuestra marca personal “personal branding”.

Dicha marca personal, no solo tiene que servir para fidelizar nuestros clientes, sino que también nos busquen y nos encuentren cuando necesiten algo. Por eso debemos transmitir nuestro legado personal y dejar una buena huella en lo que dejemos.

Consideremos 10 puntos a tener en cuenta para desarrollar nuestra marca personal, y que nuestro mercado nos busque y nos valore:

  • Dedicarnos solo a aquello que nos guste. No a aquello que nos ha tocado ser. Tenemos que tener y transmitir motivación, ser totalmente humanizados y altruistas, Elije hacer ese trabajo que también harías sin cobrar.
  • Ser totalmente proactivo, co-creador y co-responsable de todo lo que hagas. Aprende y autofórmate, potencia el autoconocimiento y se tú mismo. Tienes que descubrir la herramienta que tú puedes ser utilizando tu talento. El mérito de tener ese talento no es tenerlo, sino descubrirlo y saber utilizarlo.
  • Hacer lo que se te da bien, vinculándolo lo que haces con tu talento o al menos con tus habilidades.
  • Busca lo que le gusta al mundo, para hacer para ellos lo que les gusta y les pueda gustar de ti.
  • Invierte en formación. Aprende. En Youtube hay muchas tutoriales y cursos gratuitos que nos pueden formar en ser un líder con todas las herramientas que podemos encontrar. Recuerda que los títulos ya no sirven para nada. Solo sirve el conocimientos que puedas aportar.
  • Conoce perfectamente a tus clientes objetivos para prepararte sobretodo en aquello que ellos quieran de ti. Fórmate en esa especialidad para ser más bueno para ellos. Especialízate en tus clientes objetivos, que son ellos los que te pagarán y te desearán por tu valor.
  • Crear la propuesta de valor concreta. Diseñar el portafolio de servicios o que aporten ese valor real a todos tus clientes. Crea ese valor con amor.
  • Posiciónate en el mundo digital. Haz tu página web para explicar para que sirves, diseña tu perfil en tus redes sociales, sobretodo en Linkedin, y crea contenidos y videos. Comunícate y comparte.
  • Rodéate de empresas, personas y profesionales que sumen valor a tu marca personal, Crea sinergias, contactos, y relaciones con personas que te hagan aumentar y transmitir ese valor de tu marca.
  • No tener una visión solo a corto plazo. Pensar también a medio y largo plazo para adelantarnos a hacer cosas que otros no ven, para aportarles orientación a nuestros clientes.