Para poder ser competitivo siempre se ha invertido en las empresas y en nosotros mismos en hacer las cosas diferentes, hacerlas bien y mejorar los procesos de gestión, de comunicación, o de producción. Hemos ido a buscar la excelencia de lo bien hecho con la máxima rentabilidad, y comunicarlo bien a los clientes. Esto es lo que hemos hecho siempre. Diríamos que el presente cada vez era más preciso y más rápido, posiblemente para buscar la efectividad en el futuro.

Pero para poder seguir buscando esa fidelidad y exclusividad de nuestros clientes, ahora tenemos que ir más allá de ese presente tan veloz para buscar la gestión y la efectividad en la predicción. En adelantarnos a saber lo que quieren los clientes y adivinar para actuar antes de que ellos sepan lo que quieren y que la competencia se adelante.

Las empresas deberemos anticiparnos a futuros cambios para conocer nuevos hábitos de nuestros clientes y nuevos escenarios estratégicos. Adivinar nuevas tendencias que se irán creando a partir de situaciones que harán evolucionar las formas de consumo, las formas de comunicación o de interactuación entre las personas y las empresas.

Para ello, y para poder predecir todos los nuevos cambios deberemos obtener y utilizar todos los datos que podamos tener (el Big Data de la empresa), y conseguir y a través de técnicas de predicción para acortar la incertidumbre, Deberemos obtener estimaciones sobre las variables desconocidas para diseñar una mejor planificación del negocio.

Nuestra capacidad de gestionar no vendrá de dar un buen y veloz servicio, ni de producir con precios más económicos o tener una buena comunicación y publicidad, sino la de crear buenas técnicas de predicción

Estas técnicas analizan datos pasados y presentes dentro de las métricas que queremos predecir y analizar con técnicas estadísticas y con factores externos que puedan influenciar. Unos modelos predictivos junto a los modelos analíticos, podrán informar de que actuaciones desarrollar y adelantarnos a crear estrategias y acciones nuevas antes que la competencia.

Así vemos que es muy importante agrupar información y datos en la empresa para desarrollar bien nuestro Big Data, y tener la capacidad de analizarlos.