Si tenemos en cuenta que toda nuestra situación laboral va determinada según la evolución de la tecnología y los grandes cambios en la sociedad, cada uno de nosotros está obligado a hacer un cambio necesario en nuestro ser y en la forma de trabajar. Porque podemos quedar fuera del trabajo, fuera del sector o peor, fuera del sistema.

Lo peligroso es que no tenemos ni la más remota idea de en que tenemos que cambiar, como debemos actuar y de que forma debemos de adaptarnos. Pero si que podemos tener en cuenta algunos puntos para que, como vendedores no quedemos excluidos por la empresa e ignorados por nuestros clientes.

De entre muchos aspectos que debemos estudiarnos a nosotros mismos, que son muchos, destacarán cuatro aspectos muy importantes: Sacar el talento de nosotros mismos, ser creativos, humanizarnos y conectarnos totalmente. Estos son 4 aspectos de entre muchos más igualmente importantes.

El talento y el conocimiento

El nuevo mundo quiere eliminar a los típicos charlatanes oportunistas que venden humo, buscando a profesionales que les aporten valor y conocimiento, sin hacerles perder el tiempo. El vendedor debe ser una persona proactiva, co-creadora de su propio conocimiento, ya que hoy el autoconocimiento es gratuito. Debe ser creativo y emprendedor de su propio trabajo y adquirir un gran compromiso con el entorno, con responsabilidad y respeto, y sobre todo con mucha pasión y vocación. El conocimiento que vamos adquiriendo, lo tenemos que retroalimentar constantemente, para aportar valor a nuestro entorno (no solo a nuestros clientes) y exteriorizar al máximo nuestro talento.

La creatividad: motor de la diferenciación

Buscar la máxima diferencia con el resto de empresas y vendedores, para convertirnos en imprescindibles y deseados por los clientes. Saber transmitir única y exclusivamente aquel valor que les pueda satisfacer más, y sorprenderles en cada momento para que nos vea singulares y especiales.

La diferenciación con nuestra competencia debe ser diferente a lo que conocemos y debe hacernos destacar, y siempre deberemos encontrar esas diferencias en lo nuevo, en lo desconocido, en lo creativo.

La humanización del profesional

En el siglo XX todos pensábamos en ganar dinero haciendo todo por y para nosotros, convirtiéndonos en aquellas personas interesadas y egoístas, mientras que ahora debemos actuar y pensar aportando riqueza y valor a nuestro entorno, regalar calidad a nuestros clientes y ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestro entorno.

Si actuamos en todo de una forma altruista y empática, la consecuencia será el conseguir nuestros objetivos y llegar a obtener más ingresos. Por tanto tenemos que actuar de una forma muy desinteresada para obtener objetivos más interesados.

Estar totalmente conectado

La relación con la que estábamos acostumbrados entre todos los individuos, clientes, compañeros del trabajo, proveedores, amistades, era totalmente física y presencial, y ahora todo ha cambiado. Si no estamos en las redes sociales y no co-creamos y co-promocionamos la actividad relacional en las tecnologías, es como si dejáramos de existir. Debemos usar las plataformas relacionales entre nosotros y en nuestro mundo laboral, potenciando la CRT o cultura relacional tecnológica (Linkedin, Instagram, Facebook, Twiter, Skype, Zoom, Teams, Whatsapp).  Pero a la vez, también estamos obligados a tener en cuenta todas las herramientas tecnológicas que están apareciendo constantemente, para optimizar y cualificar toda nuestra gestión y nuestro trabajo en el día a día. Constantemente están apareciendo programas y aplicaciones App, influenciados en la inteligencia artificial, en los Big Data, o en los procesos, que nos pueden aportar velocidad, optimización, efectividad y sobretodo diferenciación, en todo nuestro entorno profesional.

Estos 4 puntos son los que deberemos tener en cuenta en nuestra gestión, para ser valorados por nuestros clientes, ser imprescindibles para ellos, y optimizar nuestra gestión en tiempo y rentabilidad. Pero para ello se necesita un esfuerzo en nuestra aptitud y nuestra actitud, y deberemos obtener consciencia para conseguirlo y estar al día constantemente.