¿Hacia donde va el mundo de la distribución? Esta pregunta nos la preguntamos cada día, al ver como evolucionan las tecnologías y como crece la incertidumbre y las dificultades que nos rodean, así como los nuevos hábitos de compra que están adquiriendo nuestros clientes.

Hay empresas como Amazon que están adquiriendo una notoriedad increíble, y ahora parece que todas las empresas se tienen que convertir en Amazon. Pero Amazon se ha convertido en la empresa de distribución más importante en el mundo tan solo en 25 años, por crear un nuevo formato de empresa, por inventar un nuevo sistema de distribución basado en la fuerza de internet, y una forma de comunicarse reforzando sus conocimientos en la Inteligencia Artificial y su Big Data retroalimentado constantemente.

Pero no debemos mirar a Amazon como espejo de como tenemos que ser, sino que nuestro objetivo debe ser el de crear y fortalecer las empresas con aquella especialidad en la que nos podamos convertir y competir. Debemos ser fuertes en aquello que podamos ofrecer bien.

Lo más importante que se debe tener en cuenta en una empresa de distribución, es la de conocer al máximo los clientes, conocer como piensan, y como quieren comprar, y llegar a poder hacer una predicción de sus tendencias y deseos acumulando y analizando todos sus datos. Para ello, tendremos que usar herramientas de predicción con la información que vayamos adquiriendo de ellos. Es muy importante los datos que tendremos en nuestro Big Data que nuestra empresa irá acumulando y deberemos analizarla con programas de Inteligencia Artificial, que podremos ir adquiriendo.

Es muy importante, también, tener claro la propuesta de valor de la empresa y los conocimientos que queremos aportar. Valores diferenciales de producto, de marca, de servicio, que se desarrollen y que sean exactamente lo que desean recibir y percibir los clientes. Todos estos valores, historias, argumentos que se irán aportando, tienen que estar minuciosamente diseñados para cubrir las necesidades de los clientes que iremos prediciendo, y sobretodo diferenciándonos de la competencia.

También la empresa deberá invertir en todo lo que pueda en tecnología, tanto en programas y aplicaciones, maquinaria de producción o procesos, o todo tipo de recursos que sigan creando valor hacia los clientes. Uno de los departamentos donde deberemos aplicar la tecnología, es en la logística, para la ubicación y preparación de los pedidos con las etiquetas inteligentes, para ofrecer rapidez de servicio e información con la geolocalización, para informar cuando le llega al cliente, donde está el pedido,

Toda la empresa tiene que implicarse en los nuevos proyectos y nuevas estructuras, hasta llegar a dirigir la empresa con la conocida estructura democratizada, y entre todas las personas que forman la empresa deben aportar la capacidad de creatividad en cada departamento, mientras que la empresa tiene que tener la capacidad de innovar aportando los máximos recursos. Una innovación para rentabilizar procesos, acortar tiempo de entrega, aportar la máxima información al cliente, diseñar productos y servicios más innovadores … y sorprender a nuestro cliente.

Por ello deberemos desarrollar una estructura de recursos humanos con calidad, con talento, y con una formación continua, que sean atrevidos en aportar idear y nosotros en recibirlas y utilizarlas. La creatividad y la innovación son dos de los tres puntos más importantes del todo, evidentemente junto a la capacidad de comunicación.

Ésta debe ser muy estructurada entre la comunicación en los canales convencionales y los nuevos canales de marketing digital creando contenidos, conectando con las redes sociales, y utilizando aplicaciones que nos conecte en el mercado objetivo.

Es muy importante saber coordinar e integrar todos estos factores, y convertirnos en una empresa no solo valorada en el mercado, sino en una empresa que tiene claro las estrategias que deben hacer y las tendencias que deben desarrollar. Evolucionar con el menor grado de incertidumbre y la mayor optimización posible, retroalimentada día a día, semana a semana, mes a mes, todos los recursos y los valores, sin bajar la atención en ningún momento.